¿Sabías que el frigorífico se lleva la palma en cuanto a gasto de energía en tu casa? ¡Pues sí! Se lleva entre un 10 y un 15% de toda la energía que consumes. ¿Bastante, no? Pero no todo está perdido.

¿Qué tiene que ver una buena organización del frigorífico con el ahorro? Pues que lo tendrás todo a la vista, abrirás menos tiempo la puerta del frigorífico y gastarás menos energía.

¿Y la conservación qué?  Lo mismo, una mala conservación significa tirar de vez en cuando algún alimento en mal estado. Menos desperdicio ayudará también a tu bolsillo.

Sigue leyendo y aprenderás cosas tan simples como donde poner tus cervezas para que estén bien frías, la mantequilla para que no esté como una piedra en tus tostadas o qué zona es la ideal para descongelar.

👇¡Pues voy al lío y te explico como lo tienes que hacer!👇

Conservación de Alimentos

1. Estante Superior – Perfecto para los alimentos que no necesitan mucho frío o los que pillas a menudo

Te explico que alimentos van bien aquí:

    • Repostería: Mete tus dulces y pasteles aquí. Como no se ponen malos tan rápido como otros alimentos frescos, son los candidatos perfectos para este estante de fácil acceso.
    • Embutidos: Estos ya vienen curados, así que no necesitan el frío extremo del fondo del frigo. Pero, claro, quieres que se mantengan ricos y en buen estado.
    • Quesos Curados: Aquí va un dato curioso, los quesos curados se conservan mejor en un ambiente no tan frío. Así no pierden su sabor ni sus propiedades. ¿A quien no se le ha quedado superduro el queso parmesano en la nevera?. Envuélvelo en papel de hornear (el encerado sería el ideal) y luego una bolsa de plástico. Sácalo un rato antes de consumir. ¡Lo fliparás!
    • Salmón Ahumado: Se conserva bien entre 2 y 4 días. Aquí te voy a dar un truco para que dure más: Sólo tienes que pincelarlo con aceite de oliva y conservarlos con papel film en un tupper.

Un consejo: usa recipientes herméticos para evitar que se mezclen los olores y sabores, ¿sabes? Eso de la contaminación cruzada. Y ojo, no te olvides de revisar las fechas de caducidad. Usa la regla del «primero en entrar, primero en salir» para no desperdiciar nada.

Al colocar estos alimentos así de estratégicamente, no solo cuidas que duren más, sino que también ahorras energía. Porque, vamos, ¿quién quiere estar abriendo y cerrando el frigo a cada rato buscando algo? ¡Así todo está a mano y tu frigo trabaja más eficientemente! 🍔🍰🧀✨

2. Estantes Centrales – Temperatura sin sobresaltos

¿Te has preguntado alguna vez donde es el mejor lugar para guardar tu comida preparada? ¿Y los quesos (los curados no)? Pues déjame contarte un par de cosillas.

Temperatura estable = Conservación sabor, textura, calidad y seguridad. Aquí se ponen los alimentos que tienen que estar a salvo de las locuras de temperatura que pasan en la puerta o en las alturas del frigo. Aquí va una lista:

    • Lácteos: Son un poco delicados, necesitan una temperatura estable y no demasiado baja para conservar su sabor y textura.
    • Comida Preparada: Lo mismo, temperatura constante para mantener la calidad y seguridad.

Fácil Acceso = Menos Desperdicio. Colocar los alimentos donde puedes verlos y alcanzarlos fácilmente es como tener un recordatorio visual cada vez que abres el frigorífico. Esto te ayuda  a recordar lo que tienes, evitando esa triste situación de encontrar un tupper olvidado en el fondo que ya pasó a mejor vida.

Separación de Alimentos Crudos = Seguridad. Mantén los alimentos crudos a distancia para evitar problemas. Al separarlos, evitas la contaminación cruzada, y algún sustillo que otro.

Así que, ya sabes, cuando vayas a organizar tu frigorífico, recuerda darle a estos alimentos el lugar que se merecen en la bandeja central. No solo estarás protegiendo su sabor y frescura, sino que también estarás optimizando tu espacio de manera súper eficiente. ¡Y eso sí que es un buen truco de organización! 🍲🧀🥛👍

3. Estante Inferior – De los más fríos

Es como el polo norte de tu nevera, el lugar más frío. Te cuento cómo aprovecharlo:

    • Pastas Frescas: Este es el lugar ideal para ellas. Aquí se mantendrán en su mejor momento durante 2 o 3 días. Después, empiezan a perder ese encanto especial, así que mejor consumirlas pronto.
    • Conservas Abiertas: ¿Quién no tiene un frasco de mermelada o salsa de tomate empezado por ahí? Una vez abiertos, estos productos necesitan un poco más de mimo. Trasládalos a un recipiente hermético si es necesario y guárdalos en este estante. Esto no solo evitará que se echen a perder, sino que también te ayudará a mantener tu frigorífico organizado y sin sorpresas desagradables.
    • Cervezas: Aquí entra lo mejor del frigo, ¡las cervezas! Olvídate de la puerta para ellas. En este estante tus bebidas estarán perfectamente frías, listas para disfrutar en cualquier momento. Este consejo también aplica para cualquier otra bebida que prefieras bien fría.
    • Descongelación: ¿Necesitas descongelar algo? Hazlo en este estante y no más de 24 horas. Recordemos que descongelar alimentos a temperatura ambiente es un no rotundo, por temas de seguridad alimentaria. Así, en el frigo, el proceso es más seguro y controlado.

Así que ya sabes, el estante inferior es tu aliado para mantener ciertos alimentos y bebidas en su punto óptimo. ¡Usarlo sabiamente es todo un arte! 🍝🍺🧊👌

4. Cajones inferiores – Para los frescos

¡Oye, te cuento un tip! Si te mola tener tus alimentos siempre frescos, piensa en un frigorífico con zonas específicas para carne y pescado, y otra para frutas y verduras. En estos lugares, con la temperatura y humedad ideales, tus alimentos se conservarán frescos mucho más tiempo, incluso hasta el doble. Son como áreas VIP en tu frigo, ofreciendo mejores condiciones para mantener tus alimentos en perfecto estado, comparado con los espacios normales. ¡Vale la pena echarle un ojo!

Cada fabricante le pone un nombre diferente, tipo Zona VitaFresh, FreshSafe, o Biofresh, pero la idea es la misma: crear un espacio especial en tu refrigerador donde la magia (o mejor dicho, la ciencia) sucede.

Ahora, ¿cómo funciona esta maravilla? Pues, tiene varias cartas bajo la manga:

    • Cajón Carne y Pescado:
      •  Temperatura Cercana a 0ºC: Aquí la clave es la temperatura cercana a 0ºC. Esta zona fría pero no congeladora es perfecta para preservar la frescura de carnes y pescados.
      • Control de temperatura: Esta zona suele tener un control de temperatura que te permite ajustarla a tu gusto.
      • Prevención del Crecimiento Bacteriano: Lo mejor de todo es que a las bacterias no les mola nada este frío, lo que ayuda a que tus alimentos duren más.
      • Separación de Alimentos: Esto es básico, pero superimportante. Puedes guardar la carne y el pescado crudos aparte de otros alimentos para evitar que los sabores se mezclen o, lo que es peor, que haya contaminación cruzada.
    • Cajón Frutas y Verduras:
      • Control de Humedad: Aquí la jugada es controlar la humedad. Gracias a los reguladores que suelen tener estos cajones, puedes crear el ambiente perfecto para tus frutas y verduras. No te preocupes porque el regulador indica si es sólo frutas o si es una combinación de frutas y verduras.

Consejillos:

      • Frutas y verduras:  ¡Nada de bolsas de plástico! Sé que da un poco de mandra, pero evitarás que se forme condensación y se estropeen. También verás lo que tienes al abrir el cajón.
      • Frutas: ¡No las laves hasta que vayas a comértelas! Así conservan mejor su frescura.

En resumen, estos cajones son como el spa de tus alimentos, un lugar donde pueden relajarse y mantenerse frescos hasta que llegue su momento de brillar en tus platos. ¿No es genial lo que la ciencia puede hacer en nuestra cocina? 🍓🥕🍖🐠🧊

5. Puerta – Todo al alcance de la mano

La puerta del frigorífico es una zona curiosa, ¿sabes? No es tan fría como el resto porque cada vez que la abres, entra aire del exterior, y está más lejos del frío central. Además, el aislamiento no es tan top como en otras partes.

Por eso, es el sitio ideal para esos alimentos que no necesitan un frío extremo para estar bien. Te cuento qué cosas van genial en esta parte del frigo:

    • Balcón Superior:
      • Mantequilla y margarina: Fáciles de agarrar y en la textura perfecta para untar en tu tostada matutina.
      • Chocolate: Sí, aquí el chocolate mantiene esa textura que nos encanta, ni muy duro ni muy blando. Justo para esos antojos de media tarde.
    • Balcón Central:
      • Salsas, y condimentos comerciales: Ketchup, mostaza, mayonesa… todos estos tipos de salsas están hechos para vivir en la puerta. Su alta cantidad de conservantes los hace menos sensibles a las fluctuaciones de temperatura.
      • Aliños: Ideales para tener a mano y darle ese toque final a tus ensaladas.
      • Huevos: Aquí hay división de opiniones. Tradicionalmente, van en la puerta, pero algunos expertos sugieren mejor en los estantes centrales por la temperatura más estable. Si decides ponerlos en la puerta, colócalos donde no se muevan mucho para evitar accidentes.
    • Balcón Inferior:
      • Bebidas: Zumos, refrescos, leche, agua… todos tienen un hueco aquí. Eso sí, si te gustan bien fríos, mejor pásalos a un estante interior.

En resumen, la puerta de tu frigorífico es para esos productos que no se ofenden con un poco de cambio de temperatura. Es el lugar perfecto para esos alimentos que usas a menudo o que no necesitan estar en el Ártico para mantenerse buenos. ¡Así que ya sabes, organiza tu puerta sabiamente y tu nevera será más eficiente y tus alimentos estarán justo donde los necesitas! 🍽️🥤🧂🥶

Hasta aquí estos trucos y secretos para convertir tu frigorífico en un verdadero experto en conservación de alimentos. Desde mantener tus cervezas fresquitas hasta asegurarte de que la mantequilla esté siempre lista para untar, hemos recorrido todos los rincones de tu nevera. Con una buena organización, no solo prolongarás la vida de tus alimentos, sino que también le darás un respiro a tu factura de energía. Menos aperturas innecesarias, menos desperdicio, y más disfrute de cada bocado.

Así que la próxima vez que abras tu frigorífico, recuerda estos consejillos. Cada estante, cada cajón, tiene su propósito y, bien aprovechados, son tus aliados en la cocina. No solo estás guardando comida, estás gestionando un pequeño ecosistema que te ayuda a comer mejor, gastar menos y, de paso, cuidar el planeta.

¿Listo para poner en práctica estos tips y transformar tu manera de usar el frigorífico? ¡Adelante! Tu nevera y tu paladar te lo agradecerán. 🌍🍽️🥶👍

Si te ha gustado, suscríbete aquí abajo. Es gratis. Darse de baja también.

Envío bastante a menudo correos donde además de explicar historias, doy muy buenos consejos sobre como ahorrar con tus electrodomésticos.